Anécdotas en China durante el campamento de verano.

Debo reconocer que esta ha sido una de las mejores experiencias en mi vida y que soy muy feliz de haber visitado China.

He llegado a Colombia con miles de anécdotas por contar y con aún más ganas de estudiar muy juiciosa para poder volver pronto a China. Ame todas y cada una de las actividades realizadas, pues incluso aprendí a montar bicicleta, lo que fue un gran logro para mí. Ni hablar de aquellos que he conocido, son personas con quienes he logrado entender el verdadero sentido de una amistad y a quienes espero conservar por mucho tiempo más. Disfrute todos y cada uno de las actividades realizadas, la música, la caligrafía, la cocina y hasta las clases fueron geniales. 

Al comienzo, no creí que fuera fácil acostumbrarme a la comida, el clima e incluso el tener que desplazarme en bicicleta. Sin embargo, con el tiempo no solo aprendí a disfrutar la picante pero deliciosa comida, también llegue a movilizarme en bicicleta de un lado a otro y en este momento extraño todo de China. Fue chistoso salir los primeros días a la calle con una serie de frases útiles y las indicaciones para poder estar segura en Tianjin, luego supe decir todas estas palabras nuevas y al final logre desenvolverme en los mercados, restaurantes y demás sitios que visitamos.

Camila Truque.